Los retinoides tienen un efecto antiproliferativo y de modulación en la diferenciación de los queratinocitos lo que les confiere la propiedad de ser antiqueratinizantes, además tienen un efecto anti-inflamatorio; por todo lo anterior está justificado su uso en el tratamiento de los trastornos de la queratinización. En la queratosis pilaris el uso de retinoides tópicos actuaría evitando el taponamiento folicular, el uso de tretinoína y tazaroteno crema 0,05% ha reportado ser efectivo.